Domingo, 24 Setiembre 2017
Ultimas noticias
Casa » Preocupación de legisladores sobre el destino de ARSAT-3

Preocupación de legisladores sobre el destino de ARSAT-3

18 Julio 2017
Preocupación de legisladores sobre el destino de ARSAT-3

La carta de intención se firmó el 29 de junio por Rodrigo De Loredo, director de Arsat y yerno de Oscar Aguad (extitular de Comunicaciones y actual ministro de Defensa), con la empresa Hughes. Según reveló el sitio El Destape, los próximos satélites producidos en Argentina estarán a cargo de una firma internacional que se quedará además con el espacio orbital que le correspondía a la Argentina.

Un acuerdo de esta índole contradice la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital (ley 27.208), que en su artículo 8 prohíbe la concesión de los derechos del satélite, por lo que cualquier modificación en el sistema satelital debería pasar en primer lugar por la votación del Congreso, como señala el artículo 10 de la ley. En el comunicado, la tecnológica nacional aclaró además que los ensayos sobre el Arsat 3 se realizaron con la empresa nacional Ceatsa (Centro de Ensayos de Alta Tecnología) y que los insumos "no susceptibles de ser provistos nacionalmente, son importados desde las empresas francesas Thales o Airbus", tal como los utilizados en los satélites Arsat 1 y 2, y que "corresponden a contratos firmados por la gestión anterior". Se decía que no se avanzaba con el Arsat 3 porque no había fondos, y finalmente se propone financiarlo con los mismos 230 millones de dólares que estaban previstos y los pondrá todos Arsat”. No se entiende porqué se le daría a una empresa extranjera todo el control de la banda ancha satelital en el espectro Ka.

Soria se refirió a la noticia de la reciente privatización de ARSAT como "otro golpe de la política económica del gobierno de Macri que nos sacude, nos aparta drásticamente de la gran apuesta a la industria satelital nacional y los importantes logros alcanzados, y nos encamina hacia la dependencia tecnológica".

De efectuarse la operación, la empresa norteamericana, se quedaría con el 51% del mismo. "La Argentina necesita integrarse al mundo, nuestro pueblo tiene que estar conectado a Internet de la forma más económica posible".

Como informan los investigadores, este acuerdo sería completamente ilegal.

Más adelante, explicita: "Para dejarlo en claro, no hay ninguna participación de Hughes ni de ningún otro operador privado en la explotación de los activos de la empresa Arsat, sean sus satélites o su red de fibra, data center o infraestructura de televisión".